Coaching motivacional

"Intenta no convertirte en un hombre de éxito, sino más bien en uno de valor"

Albert Einstein

En un proceso de coaching, el crecimiento ocurre en el dominio del ser más que en el del tener (Fromm, 2006).

A menudo, el éxito en la vida se concibe de forma equivocada. Así, comúnmente se entiende que uno es exitoso si consigue siempre lo que desea, si tiene poder, riquezas, un estatus social elevado… De este modo, convertimos el éxito, algo que podría ser potencialmente placentero, en un compañero vital tirano, siempre a la sombra, hostigándonos.

A través de un aprendizaje transformacional que promueve el cuestionamiento y la revisión de los modos tradicionales de percibir e interpretar la realidad y a nosotros mismos, se favorece el que las personas modifiquen sus comportamientos habituales, para comenzar a funcionar de forma más proactiva, competente, creativa y protagonista. En definitiva, se avanza en pro del éxito y la felicidad personal, pero desde un enfoque más amistoso en el que se mejora, se disfruta y, sobre todo, se vive.

Este proceso será fundamentalmente liberador del sufrimiento y de las creencias condicionantes que nos limitan e impiden que experimentemos bienestar en nuestro día a día.

¿Qué es el coaching?

El coaching es un proceso de trabajo personal y de auto-liderazgo intenso que la persona (coachee) va a realizar siempre en compañía de un especialista (coach), con el fin de conseguir los objetivos vitales que se haya planteado, auto-responsabilizándose de sus resultados.

El coach es una figura que desde la no directividad, apoyará al coachee a que reflexione sobre sí mismo, sus deseos, metas, así como sobre los recursos y alternativas que posee para ponerse en marcha.

Se espera que este proceso genere dinámicas de trasformación profunda, capaces de aumentar competencias emocionales (del sentir), conductuales (del hacer) y/o cognitivas (del pensar).

¿Qué diferencia el coaching de la psicoterapia?

Aunque los objetivos generales puedan ser idénticos –mejorar la vida de las personas, promover el cambio– e incluso algunas de sus metodologías –técnicas cognitivo-conductuales, entrevistas, etc.– el punto de partida de ambas aproximaciones es muy distinto.

El coaching parte de individuos sin problemáticas psicológicas graves que buscan experimentar más bienestar y/o crecer como personas. Así, el trabajo se centrará en optimizar sus capacidades, aumentar sus recursos personales y promover su auto-liderazgo y auto-responsabilización.

En cambio, la psicoterapia se llevará a cabo con personas que presenten problemas y/o conflictos internos o externos graves que requieran ser abordados desde un enfoque principalmente restaurador.

Así, en coaching se trabajaría con personas con recursos medios-altos en el presente, y se trataría de proyectarles hacia el futuro dotándoles de mayores capacidades. Por el contrario, en psicoterapia se trabajaría con personas con escasos recursos personales que, desde el presente, deberán retroceder al pasado para comprender y abordar algunos de los aspectos que están suponiéndoles dificultades en la actualidad, antes de seguir avanzando.

Por ello, no sería aconsejable que personas con psicopatología o problemas personales graves no resueltos, iniciasen un proceso de coaching, ya que esto podría conllevar resultados no deseados o cambios que no se mantuviesen en el tiempo.

¿En qué consiste un proceso de coaching?

Hemos desarrollado un programa dirigido al bienestar y crecimiento personal que combina el uso de los sistemas tradicionales con las tecnologías más modernas (TIC). Este programa ofrece guía y acompañamiento profesional y personalizado a lo largo de todo el proceso.

A través de nuestro programa, las personas verán favorecido su auto-liderazgo consciente, la educación y gestión de sus emociones (p.e. aumento de la empatía, inteligencia emocional), la relación positiva con uno mismo y los otros y, por consiguiente, se trabajará en pro de un plan de mejora personal y un aumento del valor y calidad de vida (Boyatzis & McKee, 2006).

Algunos de los cambios que pueden hacer las personas en este programa son:

  • Cambios remedio: modificando el entorno y la conducta
  • Cambios profundos: modificando las capacidades, creencias y valores
  • Cambios evolutivos: modificando la identidad y el sentido de vida

Los beneficios de un proceso de coaching satisfactorio pueden ser:

  • Desarrollo de nuevas capacidades o fortalezas, o potenciación de las existentes.
  • Aumento de la autoestima y confianza en uno/a mismo/a.
  • Aumento de la eficiencia y optimización personal.
  • Aumento de la capacidad de disfrute en la vida con el consiguiente incremento del bienestar personal.
  • Mejora de las relaciones interpersonales y con uno/a mismo/a.
  • Mejora del proceso de toma de decisiones (p.e. incrementando la decisión consciente, razonada, fortaleciendo valores, etc.)

Nuestro programa de coaching se nutre de distintas aproximaciones de la psicología basada en la evidencia y está basado en el modelo GROW (cuya traducción del acrónimo al español se refiere a: Objetivos, Realidad, Opciones y Voluntad), propuesto por J. Whitmore (2005). A continuación, se resume brevemente el proceso.

  • Objetivos (Goals): identificarlos y delimitarlos en base a la pauta SMART. Esto es, que sean específicos, medibles, alcanzables y realistas, relevantes para la persona y debidamente acotados en el tiempo.
  • Realidad (Reality): hacer un adecuado análisis del estado actual real y del estado deseado futuro.
  • Opciones (Options): Considerando todas las oportunidades y factores facilitadores para la consecución de los objetivos.
  • Voluntad (Will): Evocar los propios recursos, motivarse al cambio, mantener una actitud proactiva y enérgica hacia la consecución de los objetivos y comprometerse con el plan de acción.

En resumen, la persona no sólo es receptora de circunstancias, sino que también es creadora de éstas. Por ello, el coaching es una plataforma de cambio dirigida a la excelencia personal y la autorrealización que facilita el que la persona se dote de mayor competencia emocional y capacidad de auto-liderazgo (empowerment), con el fin de vivir, de este modo, una vida en la que predomine el bienestar.


 

Referencias:

Boyatzis, R., McKee, A. (2006). Liderazgo emocional. Barcelona: Deusto Editores.
 
Fromm, E. (2006). Tener o ser. Buenos Aires: Ed. Fondo de Cultura Económica.
 
Whitmore, J. (2005). Coaching: el método para mejorar el rendimiento de las personas. Barcelona: Ed. Paidós Ibérica.
 

Más información:

Asociación Española del Coaching: http://www.asescoaching.org
 
International Coach Federation: http://www.coachfederation.org