Cuenta con nosotros

¿Qué es un tratamiento psicológico?

"Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro"

Santiago Ramón y Cajal

Un tratamiento psicológico es una intervención profesional basada en técnicas psicológicas que busca aliviar el sufrimiento de otra persona, mejorar su bienestar, su calidad de vida, o enseñarle las habilidades adecuadas para hacer frente a los distintos problemas de la vida cotidiana (Froján y Santacreu, 1999; Labrador, Echeburúa y Becoña, 2000).

Estos tratamientos deben llevarse a cabo en contextos clínicos o sanitarios. Es decir, hospitales, centros de salud mental, o consultas privadas. A veces, estas actuaciones también pueden suceder en asociaciones de personas afectadas para las distintas problemáticas en cuestión

Lo imprescindible es que quien diseñe y administre el tratamiento, sea un profesional cualificado especialista en problemas del comportamiento humano y que utilice técnicas especializadas de evaluación y tratamiento basadas en la evidencia. Es decir, cuya eficacia haya sido contrastada en diversas investigaciones científicas.

El tratamiento psicológico puede llevarse a cabo de forma individual, familiar (parejas, familias) o grupal. También es posible combinar entre estas tipologías, si así se considera conveniente.

En términos generales, no existe una pauta determinada de la duración que va a tener un tratamiento psicológico. Esto siempre dependerá de cada caso concreto, sus necesidades y su idiosincrasia. No obstante, en terapia cognitivo-conductual (una de las intervenciones psicológicas que cuenta con mayor evidencia empírica), el número de sesiones suele oscilar entre 5 y 50, según la problemática y la gravedad de ésta.

¿Cuáles son los tipos de tratamientos psicológicos más frecuentes?

Los tratamientos psicológicos que actualmente cuentan con mayor aval, son:

  • Terapia cognitivo-conductual: basada en el estudio y entrenamiento del modo de pensar, actuar y sentir del ser humano
  • Psicoterapia psicoanalítica y dinámica: basada en el estudio introspectivo del ser humano y los posibles factores causales de sus problemáticas pertenecientes al pasado del individuo (generalmente, infancia y adolescencia)
  • Terapia existencial-humanista: basada en gran medida en la relación terapeuta-paciente y el trabajo de los valores, las creencias, los ideales del individuo y la percepción de uno mismo, el mundo y los demás
  • Terapia sistémica: basada en el estudio del sistema relacional y comunicativo del individuo como expresión de las posibles dificultades que éste experimenta en su vida

¿Cuál es la eficacia de los tratamientos psicológicos?

El concepto de eficacia terapéutica es complejo. Hay que considerar múltiples indicadores, por ejemplo: qué síntomas del problema principal mejoran, en qué medida se presenta esa mejoría, cuánto tiempo se mantiene (corto, medio y largo plazo), cuánto tarda en observarse dicha mejora, cómo cambian los distintos ámbitos significativos del individuo (personal, social, profesional, etc.), cómo valora la persona el tratamiento recibido, etc.

No obstante, es muy importante considerar el parámetro de eficacia a la hora de recomendar e iniciar un tratamiento de este tipo, pues al igual que cualquier otra intervención médico-sanitaria, un tratamiento psicológico debe ser evaluado y sometido a contrastación empírica. Sólo de este modo será posible conocer cuál es la alternativa terapéutica más recomendada en cada caso concreto.

El enfoque terapéutico más investigado hasta el momento es el cognitivo-conductual (TCC). Así, éste es de primera elección en problemáticas tales como: trastornos de ansiedad, fobias específicas, trastornos depresivos (leves y moderados), trastornos de alimentación, problemas de pareja, disfunciones sexuales, trastornos adictivos y otros trastornos de conducta infanto-juveniles (Infocop, 2012).

En este sentido, el TCC ha demostrado ser la mejor alternativa y la más eficaz para tratar problemas de ansiedad y depresión, en comparación con el tratamiento farmacológico. Así, la TCC asegura mayor adherencia terapéutica, disminuye el riesgo de recaídas a medio-largo plazo, no presenta efectos secundarios o residuales sobre la salud de los individuos y evita la cronificación de tales patologías (NICE, NREPP, SNS).

Hay otras terapias que no han sido lo suficientemente estudiadas como para aportar datos sólidos acerca de su eficacia en diversas problemáticas psicológicas. Sería el caso de las terapias psicoanalíticas, existenciales, humanistas o la aproximación sistémica. Eso no significa que no sean de utilidad. Al contrario, son aproximaciones que han cosechado muy buenos resultados hasta el momento en distintas problemáticas. Por ejemplo, para la dependencia de opiáceos y la depresión (en el caso de terapias psicodinámicas) o para los problemas interpersonales (sistémica); (Labrador, Echeburúa y Becoña, 2000).

Llegado este punto, es importante señalar que una cosa es saber si un tratamiento psicológico es eficaz, y otra si ese tratamiento concreto se adapta a las necesidades y peculiaridades de la persona en cuestión.

Resumiendo...

Un tratamiento psicológico debe ser aplicado cuando una persona siente que tiene un problema que la desborda o que le causa profundo malestar. Esto siempre debe realizarlo un psicólogo debidamente cualificado. Además, deberán aplicarse tratamientos de demostrada evidencia o, en su defecto, aquellos que cuenten con mayor aval para garantizar resultados satisfactorios. A pesar de que existen unas directrices genéricas, no puede hablarse de tratamientos eficaces en general. La elección de aplicación de un tratamiento u otro siempre deberá considerar la idiosincrasia de cada caso concreto.


 

Referencias

Froján, M. X., Santacreu, J. (1999). ¿Qué es un tratamiento psicológico? Madrid: Biblioteca Nueva.
 
Labrador, F. J., Echeburúa, E., Becoña, E. (2000). Guía para la elección de tratamientos psicológicos efectivos: hacia una nueva psicología clínica. Madrid: Dykinson.
 

Más información:

Biblioteca de Guías de Práctica Clínica del Sistema Nacional de Salud (SNS): http://www.guiasalud.es/web/guest/gpc-sns
 
Infocop (2012). Las intervenciones psicológicas son eficaces y rentables. Resolución de la APA: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=4184
 
National Institute for health and Care Excellence (NICE): https://www.nice.org.uk/guidance
 
National Registry of Evidence-based Programs and Practices (NREPP): http://nrepp.samhsa.gov/
 

Queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del Copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total y o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento.